Aspectos para garantizar un rescate en alturas

El desarrollo de trabajos en altura trae como posible consecuencia, la caída de un trabajador; sin embargo, si este se encuentra asegurado a sus equipos de Protección Contra Caídas quedará suspendido de los mismos, lo que nos permitirá de manera obligatoria, desarrollar rápidamente una operación de rescate, pues durante la caída este puede haberse lesionado o puede presentar una dificultad médica llamada trauma por suspensión o síndrome del arnés, lo que podría llevarlo a la muerte en pocos minutos. Tome nota, porque de este tema estaremos tratando en el presente artículo.

Son muchas las variables que intervienen en el riesgo de caída: un punto de anclaje sin resistencia o mal ubicado, un equipo deteriorado o mal usado, un trabajador sin capacitación o experiencia; cualquiera de estas situaciones podría desencadenar un accidente, es en este momento cuando se hace necesario contar con un plan adecuado para atender la situación, pues un trabajador suspendido de sus equipos comenzará a empeorar su situación con cada segundo que pasa.

Al momento de presentarse un accidente, el tiempo se convierte en la clave para salvar una vida.

Tres puntos son esenciales para desarrollar un rescate en alturas y usted deberá tenerlos muy en cuenta si quiere dar solución a la situación:

  1. El primer aspecto muy importante es contar con un Plan de rescate preconcebido y diseñado de manera específica para la tarea que se está realizando, con las características del escenario y con los problemas reales que se pudieran presentar. Este plan deberá ser diseñado por especialistas que conozcan muy bien del tema y no solo por los mismos trabajadores o personal de grupos de socorro cuyo enfoque no es relacionado con lo laboral.
  2. El segundo punto es capacitar adecuadamente a los trabajadores para que puedan realizar de manera adecuada y segura un rescate y una estabilización del paciente. La capacitación deberá tener dos componentes: formación en técnicas de rescate en alturas y formación en primeros auxilios.
  3. El tercer y último componente son los equipos que al igual que la capacitación se dividen en equipos para realizar las operaciones de rescate y deberán cumplir con las exigencias de resistencia exigidas por las Normas internacionales y con las necesidades específicas para cada operación. De otra parte se deberá contar con equipos para atender y estabilizar al paciente de manera inicial antes de remitirlo a un centro asistencial.

Para garantizar que las personas y los recursos estén preparados para realizar un rescate, se hace necesario que se programen de manera periódica simulacros en donde se practiquen los planes, se asegure el buen manejo de los equipos y donde los trabajadores practiquen sus roles en estas situaciones.

2019-02-19T12:56:54+00:00 enero 21st, 2019|