Porque los accidentes por caídas no han podido controlarse

En un mundo con tantos desarrollos en Protección Contra Caídas, en donde muchas compañías han puesto en el mercado cientos de productos especializados para prevenir o detener la caída de un trabajador, en donde los estándares definen la fiabilidad de los equipos y sistemas; y en donde la capacitación está a la orden del día, porqué siguen sucediendo accidentes por trabajos en altura, porqué la muerte o las incapacidades por causa de las caídas siguen afectando la productividad de las empresas y de los países.

En este artículo analizamos las causas de esta realidad y planteamos las cuatro soluciones que conducirán a mitigar los efectos de este tipo de accidentes:

  1. Una de las causas principales de los accidentes en trabajos en altura tiene que ver con la manera como los empleadores o sus encargados de la seguridad ven la protección contra caídas; muchos solo se enfocan en comprar elementos de seguridad como arneses o conectores o en capacitar a sus empleados, olvidándose de que este riesgo debe manejarse de manera integral; por tal motivo, se hace vital la necesidad de planear y contar con un buen programa de prevención y protección contra caídas que contemple todos los aspectos necesarios como analizar las tareas, desarrollar procedimientos adecuados, implementar medidas de prevención, establecer los requerimientos de equipos de protección contra caídas y sistemas de anclaje mediante estándares, seleccionar a sus trabajadores, capacitarlos de manera enfocada, diseñar e implementar los sistemas de rescate necesarios para la operación, realizar planes de inspección, seguimiento y mejora.

 

  1. Un segundo aspecto que se desprende del primero es precisamente la falta de una buena formación, si bien es cierto que los empleadores vienen invirtiendo buena cantidad de recursos en formar a su personal, es precisamente la falta de enfoque de esta capacitación, la que no permite que los trabajadores tengan un adecuado desempeño y se sobrevengan los accidentes. Es normal ver como trabajadores de cierto sector económico son capacitados con técnicas inadecuadas que involucran trabajo con cuerdas o uso de sistemas que nunca requerirán en su desempeño diario. Los programas de formación son generales y además son avalados por entes que no cuentan con la suficiente experiencia para definirlos. En Colombia el Ministerio del Trabajo ha propuesto una figura interesante como son las Unidades Vocacionales de Formación en la Empresa (UVAEs) que buscan precisamente enfocar los módulos de formación hacia las necesidades específicas de las empresas, modelo que debería replicarse por su efectividad.

 

  1. Un tercer aspecto tiene que ver con la participación de la Ingeniería en la implementación de la protección contra caídas, pues en muchas ocasiones los trabajadores deben conectar sus equipos personales en sitios que no ofrecen una resistencia o condiciones adecuadas. La solución es la urgente necesidad de las llamadas Personas Calificadas, que con una formación enfocada y altamente técnica, permitan diseñar sistemas de prevención y detención de caídas, además de asesorar las operaciones para definir puntos de anclaje antes de que los trabajadores estén expuestos; actualmente personas sin formación especializada instalan sistemas que podrían fallar, o existen sistemas sin certificación que son usados a diario pero que ante una caída pueden desprenderse y ocasionar un accidente; Latinoamérica requiere de manera urgente de Personas Calificadas en protección contra caídas que le permitan avanzar en los conceptos de seguridad basados en la Ingeniería.

 

  1. Finalmente un cuarto aspecto tiene que ver con las estrategias para comprometer a los trabajadores en el desarrollo de los programas de seguridad, y es que muchos documentos y programas incluso avalados por entes certificadores, no contemplan la realidad y se diseñan e imprimen tratados completos que nunca son elaborados con la participación de los mismos trabajadores, éstos incluyen flujogramas, diagramas y metodologías que en la práctica no se comparten o no son entendidas por quienes están expuestos al riesgo de caída y son solo admitidas como evidencias para auditorías o para asegurar que se cuenta con documentación relacionada con el tema. Es necesario que los procedimientos y documentos sean diseñados y elaborados para los trabajadores, con más gráficos y fotografías que textos, que se enfoquen a las tareas específicas y no se remitan a consejos generales y por último que sean avalados por ellos mismos y no por personas que nunca subirán a desarrollar un trabajo en alturas.
By | 2018-11-01T16:51:24+00:00 septiembre 24th, 2018|Sin categoría|0 Comments